lunes, 1 de agosto de 2011

El próximo cambio de pañales

Para muchos no es ya ningún misterio que en las democracias representativas tan alabadas en Occidente existen poderosas maquinarias mediáticas y económicas que son las que determinan qué gobierno ha de entrar y cuál ha de salir.

El pasado Viernes, el cabizbajo presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciaba finalmente la celebración anticipada de las próximas elecciones generales, las cuales encuadró, no se sabe aún si con mucho acierto o con ninguno, en el próximo 20 de Noviembre (aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco).

Zapatero, desgastado por su cobardía política y su inconsecuencia a la cabeza de un partido que se autodenomina "socialista" y "obrero", ha gobernado, según él y su partido, representando a la izquierda, pero siempre con el propósito de contentar a la derecha, lo que le ha llevado, entre otras muchas cosas, a traicionar aquellas expectativas que tenían los ciudadanos tras su llegada a la Moncloa, sobre todo por seguir, como un buen lacayo, los dictados de la Europa de Merkel y el FMI.

La grave crisis económica y su incapacidad para manejarla sin lesionar los intereses populares, sobre todo los de aquellos mismos que le votaron, ha ido desatando poco a poco un descontento general en la ciudadanía que se ha visto reflejado sobre todo en el movimiento 15-M (aunque este movimiento no dispara de forma exclusiva contra el PSOE), lo que ya de por sí le ha puesto las cosas un poco más difíciles, pero desgraciadamente no ha sido la causa determinante que le ha llevado a adelantar los comicios.

Un editorial del diario El País dio la orden el pasado 17 de Julio, seguida de un artículo del Consejero delegado del grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, franquista reciclado y miembro del Club Bilderberg, en el que, disfrazándose de simpatizante de quiénes exigen una reforma electoral, insta al actual presidente a abandonar el gobierno y convocar las citadas elecciones anticipadas "por el bien de la nación":
"La pérdida de confianza en la gestión del actual presidente del Gobierno es clamorosa dentro y fuera de España. Es imposible suponer que de una legislatura como la que hemos padecido se derive ya ninguna de las soluciones que los ciudadanos reclaman. El deterioro preocupante del partido en el poder amenaza con desequilibrar el futuro inmediato de nuestras instituciones políticas.
José Luis Rodríguez Zapatero debe de una vez por todas abandonar su patológico optimismo y renunciar al juego de las adivinanzas. Los titubeos, las dudas y los aplazamientos a que nos tiene acostumbrados son la peor de las recetas para una situación que reclama medidas de urgencia. Su deber moral es anunciar cuanto antes un calendario creíble para el proceso electoral."
Tras lo cual, Zapatero dio su brazo a torcer ante algo que había negado mil veces al grupo de oposición insistiendo en que agotaría la legislatura.

Evidentemente, el que finalmente Zapatero adelantase las elecciones no responde a las reiteradas voceradas del cerril grupo de oposición derechista, sino a las exigencias de los que mandan de verdad, las élites de la banca y la clase política, los que ya viendo levemente amenazado su status quo tras las oleadas de protestas y la inconsistencia del gobierno central, han exigido cuanto antes un proceso electoral en vistas a un cambio de imagen en el gobierno que temple un poco los ánimos de la ciudadanía y les permita seguir cobijados tras una renovada autoridad nacional.

Y así, el 20 de Noviembre nos convocan a todos los ciudadanos españoles a cambiar los pañales sucios de esta legislatura, que ya apestaba demasiado... y hablo de pañales porque eso es lo único que cambia en la política española, y no nos damos cuenta de que en no mucho tiempo la mierda volverá a ser la misma, porque el culo que la genera es el mismo.
Nos volverán a someter a cambio de pañales, nos querrán colocar unos nuevos, pero nunca dejaremos de tener que limpiar mierda, al menos mientras los que manden sean los mismos, mientras la soberanía del pueblo sea lastimada por el peso del dinero.

2 comentarios:

  1. Hablas muy bien, se lee muy claro lo que dices. Eso es un punto a favor tuya, ya que si no se te entiende a poca gente podrías llegar.

    Gracias por tu comentario en mi blog, ahora te contesto yo y me toca hacerme seguidor del tuyo, pero además hacerte un par de comentarios que me parecen claves:

    1º) El PSOE no es de izquierdas y no representa a la izquierda. Que quiera representarla es lógico, ya que la clase trabajadora no es tonta, y aunque esté alienada y no sepa exactamente cuáles son sus intereses de clase, sí que suele tener una identidad de clase, y saber que la izquierda le beneficia. Por eso, en todas las farsas "democráticas" en los sistemas parlamentarios burgueses, hay un partido mayoritario de "izquierdas", y otro mayoritario de "derechas", aunque en la práctica LOS DOS son de derechas. La izquierda debe ser revolucionaria, debe cambiar el sistema, acabar con el capitalismo y buscar un sistema más justo socialmente. Si no hace eso, no es izquierda. No hay un capitalismo "más humano".

    2) Quien manda no son la banca y la "élite de la clase política": Una cosa es que los partidos mayoritarios (como los sindicatos del régimen) no sean democráticos (internamente hablando) y sus élites decidan qué hacer, y otra cosa es que estas élites decidan realmente. Quienes deciden son, la banca privada como bien has dicho, y las grandes empresas. Al fin y al cabo, las grandes empresas capitalistas, el capitalismo financiero, la bolsa, las empresas del Ibex 35, las de NY, las de Londres, etc. etc. Esas son las que deciden en el Banco Central Europeo o en el FMI, y que estos decidan sobre los gobiernos, sin que nadie los haya elegido.

    Decir la "clase política" parece como si la política fuera exclusiva de unos buitres del capital: Políticos somos todos los que nos interesamos por el bien común, por solucionar los problemas comunes. eso es la política. Hay que diferenciarlo de los políticos PROFESIONALES, que son los que ponen la mano por delante y por detrás para recibir dinero.

    Salud y revolución.

    PD: Soy F. J. R. León (de http//mlnandaluz.blogspot.com), me da error al escribir con mi cuenta!

    ResponderEliminar
  2. Buenas compañero! un placer tu visita y desde luego tu comentario.

    Aclarando tus comentarios, soy plenamente consciente de que el PSOE, hoy por hoy, no es un partido de izquierdas y que sirve a los mismos amos que el otro gran bloque del parlamentarismo burgués español, al capital financiero. Lo que quise decir es que gobiernan, según ellos, representando a la izquierda y a los obreros, cosa que por supuesto, visto lo visto, no se lo creen ni ellos.

    Y respecto a la élite de la clase política, efectivamente me refería a las grandes empresas que hay detrás de los dos grandes partidos, teniendo también en cuenta a la jerarquía cerrada de ambos partidos. Y los llamo "clase política" porque desde el asentamiento de las democracias representativas se han convertido en una nueva clase social privilegiada, cuyos lujos pagamos todos los contribuyentes.
    Políticos seríamos todos si pudiésemos realmente decidir algo.

    Salud y Revolución compañero.

    ResponderEliminar